Recomendaciones: “Exhibiting War: The Great War, Museums, and Memory in Britain, Canada, and Australia” de Jennifer Wellington

Hace poco participé en un congreso sobre las guerras civiles organizado por Robert Gerwarth, el Cetre War of History de la School of History de la University College de Dublin y la Society of de History of War. Presenté una paper, que me gustaría que se convirtiese, en un futuro, en un artículo para una de estas revistas de impacto, que luego nadie lee. La comentarista-moderadora de la mesa fue Jennifer Wellington, lecture en History Continental and Global History. Me interesé por su trabajo porque me pareció muy interesante el debate, las perspectiva de las preguntas que me formuló y de los comentarios generales que hizo. Fue un debate muy interesante y que tuve la suerte de compartir con otros grandes historiadores.

Jennifer Welington

Jennifer Wellington se centra en el estudio de la historia cultural de la guerra en la primera mitad del siglo XX. Se graduó de la Universidad Nacional de Australia con un LLB (Hons) y BA (Hons) en inglés y el Premio Tillyard. Después de esto, completó su doctorado en historia en la Universidad de Yale y su tesis doctoral fue galardonada con el Premio Hans Gatzke. Antes de unirse a UCD, fue investigadora postdoctoral en King’s College London.

Por lo que pude averiguar, escribió su tesis sobre el recuerdo y los lugares de memoria de la Primera Guerra Mundial. Sin duda, es un tema interesante y que la autora lo aborda desde diferentes ópticas y desde una perspectiva trasnacional usando como ejemplos los cosos de el Reino Unido, Canadá y Australia. Tiene la particularidad de que no se centra en los países “protagonistas” del conflicto, con excepción de la corona británica, sino que estudia el fenómeno desde la periferia, a veces obviada por la historiografía.

Museo Imperial de la Guerra de Reino Unido

A lo largo de sus páginas, demuestra la importancia de la memoria de los conflictos y como permanecen en la sociedad a lo largo del tiempo. Mediante dos medios, por un lado, en la memoria social y por otro, en la memoria institucionalizada. Jennifer Wellington se centró especialmente en la memoria institucionalizada de la Primera Guerra Mundial en los países referidos. A pesar de ser países con una cultura similar, a pesar de contar con un sistema político liberal e instituciones similares, especialmente en el caso de Reino Unido y Australia, la investigación demuestra dinámicas diversas e incluso divergentes. Mientras que en Gran Bretaña se desarrolló una narrativa popular del conflicto como una trágica ruptura con el pasado, Australia y Canadá llegaron a verlo como engendrar un nacimiento nacional a través de la violencia. Por lo tanto, la idea de que la violencia, influyó en el nacimiento de una nueva realidad y que influyó en la construcción nacional de los tres países, aunque de un modo distinto. Precisamente la primera parte se centra en analizar los discursos que en durante el conflicto y, especialmente, en la posguerra. La diferencia entre la concepción de la guerra como tragedia del Reino Unido y la de la nueva concepción nacional del Canadá o Australia, se debe a un factor que debe tenerse muy en cuenta: la cercanía de la violencia. La participación y, por lo tanto, las pérdidas humanas y económicas de Gran Bretaña en la Primera Guerra Mundial, fueron muy superiores a la de los otros dos países analizados.

Especialmente interesante, me pareció la segunda parte del libro, centrada en los elementos que propician la creación de una memoria colectiva en un país, como la fotografía, el arte y lo que podemos denominar como “trofeos de guerra”. Antes de la creación de museos o memoriales sobre la Primera Guerra Mundial, ya hubo una exhibición de fotografías, de obras de arte y del material que trajeron los soldados a título individual o el Ejército de la contienda. Hay que tener en cuenta, que fue un punto de inflexión en la forma de hacer la guerra, entre las del siglo XIX y las “guerras totales” del siglo XX. Además, implicó, que al contrario que en las guerras del siglo XIX, hubiese una “democratización” de las imágenes de terror y violencia que llevó los nuevos medios de comunicación y los combatientes.

Museo de la Guerra de Camberra, Australia

En el siguiente apartado, se puede observar como se institucionaliza la memoria de la primera guerra mundial a través de los museos, narrativas oficiales y estatuas. En definitiva, surgen los lugares de memoria como un elemento de recuerdo colectivo. Es un estudio muy sugerente porque demuestra las dos formas de formas de llevar lo que en un principio eran memorias, libros, obras de arte o fotografías, en una política estatal para crear una narrativa del pasado. Aquí es donde realiza la autora su gran aportación.

Sin duda un trabajo recomendable y que abre una línea de investigación que sería interesante que se iniciase en España con el franquismo, aunque los trabajos de Zira Box, Gustavo Alares o Cesar Rina, han apuntado aspectos interesante que pueden desarrollarse en un trabajo futuro.

Título: Exhibiting War: The Great War, Museums, and Memory in Britain, Canada, and Australia

Autora: Jennifer Wellington

Lugar de edición: Cambridge

Editorial: Cambridge University Press

Año: 2017

Idioma: Inglés

Sinopsis: ¿Qué significa Exhibiting War ? Al examinar una variedad de exposiciones diferentes en Gran Bretaña, Canadá y Australia, Jennifer Wellington revela dinámicas imperiales complejas en las formas en que estos países desarrollaron entendimientos divergentes de la Primera Guerra Mundial, a pesar de sus similitudes culturales, políticas e institucionales. Mientras que en Gran Bretaña se desarrolló una narrativa popular del conflicto como una trágica ruptura con el pasado, Australia y Canadá llegaron a verlo como engendrar un nacimiento nacional a través de la violencia. Las narrativas del significado de la guerra fueron construidas deliberadamente por individuos y grupos que perseguían agendas específicas: ganar la guerra e inmortalizarla al mismo tiempo. Basándose en una variedad de material documental y visual, este libro analiza cómo las narrativas de la violencia masiva cambiaron con el tiempo. Al enfatizar el desarrollo contingente de los museos de guerra nacionales e imperiales, ilumina la forma en que actuaron como espacios en los que se cruzan representaciones oficiales, académicas y populares de este pasado violento.

Reseñas

“Exhibiting War es un trabajo investigado exhaustivamente y muy persuasivo. Sintetiza un vasto campo de estudios y examina con éxito un formidable cuerpo de archivos ubicados en tres países diferentes. La prosa es cautivadora, el análisis agudo y … su contenido fresco y original”. Bruce Scates. Fuente: Estudios históricos australianos

“Repleto de valiosos conocimientos y análisis, el estudio de Wellington proporciona una adición viva, atractiva y persuasiva a la literatura sobre la forma en que se vivió, interpretó y entendió la Primera Guerra Mundial”. Mark Connelly. Fuente: The English Historical Review

“Como un relato ricamente contextualizado de los orígenes de los tres principales museos de guerra de la experiencia británica y Dominion, Exhibiting War captura las continuidades y corrientes culturales más profundas que animaron la historia institucional más familiar en cada caso”. Geoffrey A.C. Ginn. Fuente: Australian Journal of Politics and History

facebook
Twitter
Follow

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es Spanish
X
error

síguenos